La investigación llevada a cabo en los últimos seis años a raíz del descubrimiento de que era posible cultivar células troncales ("madre") de origen humano (human embryonic stem cells, células hES) ha originado una gran expectación social. Esto es debido a que el potencial curativo de las células hES para ciertas enfermedades, no tratables hoy en día, se supone que es tremendo. Estos tratamientos se llevarían a cabo mediante injertos de células sanas en órganos o tejidos dañados en el paciente.
Cuando hablamos de células troncales/”madre” (hES) para uso en investigación y terapias, no nos estamos refiriendo a los blastocistos generados en una mujer, sino a los sobrantes de programas de fecundación artificial,generados en exceso en el tubo de ensayo usando gametos naturales. A partir del blastocisto, es posible extraer estas células de la masa interna, y propagarlas por periodos muy largos de tiempo (años), y expandirlas hasta números incalculables. Estas células,en el laboratorio, en cultivo, son también capaces de generar todos los tipos de células correspondientes a todos los tejidos y órganos del ser humano.


¿A qué se llama “clonación terapéutica”?

A obtener células hES con propiedades modificadas según las necesidades. Por ejemplo, Modificaciones genéticas de células hES “naturales”, cuando están en cultivo de forma que uno pueda cambiar sus propiedades para que produzcan,por ejemplo, una proteína que falte en el paciente receptor o modificarlas para que el sistema inmune no rechace un injerto de ellas. Estas modificaciones se harían sobre las células, y el “aislamiento”de una nueva célula con propiedades genéticas determinadas Esto es lo que en ciencia se denomina aislar un clon. Otra posibilidad, es utilizar técnicas de transferencia nuclear. Se trata de generar nuevos blastocistos y derivar de ellos nuevas líneas celulares cuyo núcleo y toda sudotación genética sea la que uno desea. Para ello, se transferiría el núcleo de una célula del paciente (por ejemplo de la piel) a un óvulo no fecundado al que previamente se le ha extraído su núcleo (que sólo tenía información genética de mujer de la que se obtuvo). Si a este óvulo al que se le trasplantó un núcleo de célula adulta (que ya tiene información de un padre y una madre) se le pudiese estimular para generar un blastocisto y de él se pudiesen aislar células hES, éstas tendrían las mismas propiedades genéticas del donante del núcleo. Lo quela comunidad científica desea:aislar células hESa partir de él, sólo células, con la dotacióngenética deseada, que fuesen de utilidad en eltratamiento de paciente (el donante delnúcleo de célula adulta).


¿Qué son las células troncales/ “madre” neurales (del sistema nervioso)?

Para poder obtener células troncales, fuentes se encuentran la donación de tejido fetal procedente de abortos humanos, o bien de cordón umbilical, o bien de tejidos presentes en el ser humano adulto, como puede ser la médula ósea, tejido cerebral. De entre todos ellos, con el objetivo de obtener neuronas para tratamientos basados en transplantes, la fuente más indicada, hoy en día, sería el tejido nervioso de un feto humano abortado, por el sencillo y obvio motivo de que esas células troncales ya han sido instruidas, durante el desarrollo temprano del feto, como precursores de neuronas del sistema nervioso.

celulas_madre.jpg


REALIDAD FRENTE A FICCION

Hoy en día es difícil de predecir qué tipo de células troncales /“madre” podrán ser efectivas. Al hablar de realidad frente a ficción, es importante comentar o explicar los siguientes aspectos. Estamos hablando de enfermedades crónicas, de progresión lenta. La consecuencia inmediata es que cualquier descubrimiento, hay que ensayarlos en pacientes, en ensayos clínicos. Pero, al tratarse de enfermedades crónicas, con una progresión lenta, los resultados sólo se observan o se pueden evaluar a largo plazo.

El segundo aspecto importante radica en el propio origen de la enfermedad. No es lo mismo que se mueran unas neuronas del cerebro en una localización determinada, a que se trate de la degeneración de varios grupos de neuronas,o enfermedades que con llevan una degeneración global, difusa. Ninguna enfermedad es igual a las demás. Sin embargo, Parkinson acapara gran atención en este campo de investigación, como enfermedad tratable clínicamente mediante transplantes. Esto es así porque en el caso de Parkinson se conoce el origen de la enfermedad (la muerte de un grupo concreto de neuronas, aunque no se sabe realmente por qué se mueren estas neuronas, en la mayoría de los casos), se sabe cómo solucionarla, y esto se ha conseguido en unos pocos pacientes que recibieron transplantes de tejido fetal genuino (no células madre, ni sucedáneos como células del cuerpo carotídeo). Para ensayos o experimentos clínicos, el tejido fetal fue un buen material, pero su uso es impensable para una terapia rutinaria de pacientes. De aquí deriva el interés de trabajar con células troncales, e investigarsi se pueden generar las mismas neuronas a partir de cultivos de células hES u otras células troncales.

En enfermedades neurodegenerativas crónicas estamos hablando de la degeneración de neuronas cuyo cuerpo celular se encuentra en una región del sistema nervioso, pero que mandan señales a otras regiones distantes del cerebro. Estas conexiones se establecen durante el desarrollo embrionario del individuo, y recrear esto en una persona adulta aún no se ha conseguido. Por tanto, hoy en día no se piensa que la reposición celular pueda hacerse en el núcleo del sistema nervioso donde se han muerto las neuronas, sino en la región diana. En la realidad, esto sólo se ha conseguido en modelos animales de parkinsonismo y algunos pacientes de Parkinson, en los cuales se implantan neuronas de Sustancia Nigra en el territorio diana. Estos avances, derivan de experimentos clínicos llevados a cabo con tejido derivado de fetos humanos abortados, tejido fresco, no células troncales/”madre”.

Aparte del caso de tejido fetal, en terapias experimentales para Parkinson los mejores resultados se han conseguido, en el laboratorio

implantando neuronas con propiedades de Sustancia Negra generadas a partir de células troncales/“madre” embrionarias de ratón, usadas bien en ratón o en rata. Para otras enfermedades de interés como pueden ser enfermedad de Alzheimer, esclerosis múltiple, esclerosis lateral amiotrófica [ALS], distintas formas de ataxia, o enfermedad de Huntington, los avances han sido menores ,por varios motivos. Algunas de estas enfermedades cursan con muerte celular en varias regiones del sistema nervioso, o afectan de forma difusa a varias zonas simultáneamente, o que ocupan grandes áreas del sistema nervioso central, o que las neuronas de interés aún no se han conseguido generar a partir de células troncales/“madre”,o que bien requieren de la implantación de células en distintas localizaciones, desde las cuales las células injertadas deberían generar proyecciones a larga distancia.


Los promotores de la investigación con células troncales/”madre” consideran a estas células como lo que son, simple y llanamente células. Los detractores blastocisto como si de un ser humano se tratase. Lo que la Ética y los expertos en Ética dicen, a día de hoy y en España, es que la investigación con células “madre” es aceptable, buena, y no reprobable. Distinguiendo varios niveles:

  1. El trabajo con líneas celulares de células hES es perfectamente aceptable.
  2. El utilizar blastocistos congelados para derivar nuevas líneas de células hES, en caso de que las existentes no fuesen útiles para algunos propósitos y no existiese un modelo animal alternativo, también es aceptable.
  3. Lo que no es aceptable es crear blastocistos para investigación, incluso con la finalidad de hacer clonación terapéutica, en los términos antes explicados.
  4. Queda estrictamente prohibido el intentar generar blastocistos por medio de transferencia nuclear con fines reproductivos.
En términos legales e institucionales, la situación es la siguiente a día de hoy en España se puede investigar con células troncales/”madre” embrionarias humanas, en las siguientes situaciones:

Trabajar con líneas celulares derivadas en otros países (a esto se le llama erróneamente “importar” células, cuando su objeto no es comercial, sino de investigación. Y como no habrá lucro comercial, no se le debería llamar importar, sino obtener.

El anterior gobierno modificó la legislación, para, entre otras cosas, autorizar el trabajo con células hES, e incluso derivar nuevas líneas de células hES, bajo estrictos controles. El gobierno presente está modificando las leyes para flexibilizarlas, pero también para instaurar buenos mecanismos de control sobre esta investigación.